Mara Jane

El amor es una bendición… ¡Luces de ciudad y latidos de corazón!

Amor, lo único que no se puede superar. Puedes jugar, puedes correr, pero no puedes escapar. No hay lugar donde esconderse. Cuando te golpea, ¡estás ENAMORADO! Todos hemos estado enamorados… Hola de nuevo mis queridos amigos. Hoy quiero adentrarme en este momento amoroso y llegar al fondo del asunto. A menudo la gente se confunde cuando se le pregunta por sus experiencias en el amor. Siempre describen el Amor como una decepción y ser herido. ¡Esto está muy mal! El amor es una bendición. Somos humanos y tendemos a ver las cosas como queremos que sean, y no como son en realidad. Recordamos las cosas que no nos gustaron y olvidamos las que nos trajeron aquí. ¿Recuerda los momentos en que se enamoró? ¿Recuerdas cómo te hizo sentir, cómo se te aceleraba el corazón y cómo tenías esa sonrisa tonta impresa en la cara? ¡Sí que lo sabes! Es un momento precioso y cada uno tiene el suyo. Entonces, ¿por qué no hablar de esto, de la pasión, de las emociones, de la belleza de estar enamorado? El amor no te hace daño, te hace más feliz. Lo que te duele después es cuando este momento se ha ido… Aquí quiero que leas y sientas este momento en el que Isabelle se enamoraba de Nick.

 

Llamó a Nick y le dijo que se reuniría con él a las 5.30, pero que tenía que estar de vuelta como muy tarde a las 8.
El espectáculo se clausuró a las 17.00 horas. Ayudó a Charly a guardar todos los instrumentos en las cajas y se apresuró a subir a su habitación para cambiarse. Escogió unos vaqueros funky de “Voyage Passion” y un top de cachemira a cuadros rosas y marrones de “Les Copains”. Los vaqueros tenían una raya de terciopelo rosa en la parte inferior de las perneras y la parte superior estaba rematada con un cuello de piel de conejo rosa. Se peinó y se puso una gorra de terciopelo rosa. “Muy británica de rosa”, pensó, satisfecha de su aspecto. Se calzó las botas de tacón alto y salió de la habitación.
Había mucha gente delante del Hotel, esperando un taxi. Se encendió un cigarrillo y marcó el número de Nick.
“No, mejor no”, pensó, “pensará que estoy desesperada”. “Esperaré”
Eran sólo las 5.20, y 5 minutos más tarde estaba allí. El techo de su coche estaba bajado y la música a todo volumen. Estaba tan guapo. Se había quitado la chaqueta y la corbata y se había desabrochado los dos primeros botones de la camisa. Miró a través de la multitud y sus labios se transformaron en una sonrisa en cuanto la vio caminando hacia su coche. Abrió la puerta, se sentó y le miró.
“Hola, cariño”, le dijo y le puso las manos alrededor del cuello, dándole un suave beso.
Sabía tan bien que quería besarla cien veces más, o simplemente no dejar de besarla nunca.
“¿Adónde quieres ir?”, preguntó.
“No sé, tú eres el neoyorquino, no yo. En algún lugar sólo para tomar una copa sin embargo, ya que tengo que ir a cenar con todos mis
médicos y no hay salida. Tengo que estar aquí a las 20:00 como muy tarde”.
“¡O.K. No hay problema!”
Condujeron por las concurridas calles de Manhattan. Era un conductor rápido, colándose entre los coches. Era peligroso, pero emocionante al mismo tiempo. Cada vez que paraban en un semáforo, él se inclinaba para besarla. Le encantaba. Tenía una gran sonrisa impresa en la cara, temía no poder quitársela nunca. La llevó a un bonito bar art decó, decorado todo en
blanco. Los sofás, las sillas, las mesas, las paredes… todo era blanco. Pidieron un Cosmo y un martini de manzana, además de dos chupitos kamikaze.
“¿Estás intentando emborracharme otra vez?”
“La verdad es que no”.
Estaba a punto de decir algo, pero él la detuvo con un largo beso entusiasta.
“Tomaré un poco más de eso” murmuró y le ofreció más de sus labios. Apenas hablaron durante la primera media hora. Parecía que realmente podían leerse el pensamiento, mirándose, sin decir una palabra y besándose. Tenía los labios hinchados y le dolían, y sus besos eran cada vez más exigentes. Era adorable, pensó ella, nunca le hacía preguntas, nunca intentaba meter las narices en sus asuntos y parecía gustarle tal como era, sin intentar cambiarla ni juzgarla, como el resto de los hombres a los que había
había intentado hacer en su vida. Si había pedido a Dios un hombre, le había enviado a Nicholas Walters. Se rió de sus pensamientos.
“¿Qué te hace tanta gracia?”, preguntó, “quiero reírme contigo”.
“No te lo voy a decir ahora… aunque probablemente algún día, si te lo mereces”.
Volvió a besarla. Tomaron una copa más y se marcharon sobre las 18.30 horas.
“¿Quieres que te enseñe los alrededores? Algo, como una visita rápida a Manhattan”, preguntó.
“¡Sí, por favor!”
Bajó la capota del coche, puso la música a todo volumen y volaron. La llevó por la 2ª Avenida hasta la calle 57 y luego fueron hasta la 5ª Avenida. Desde allí, condujeron hacia abajo, pasando por la Rockefeller Plaza, luego giraron a la derecha y condujeron hasta la Séptima Avenida, donde él le enseñó Time Square. Quería gritar de felicidad. Quería que todo el mundo supiera cómo se sentía. En lugar de eso, miró al joven sentado a su lado y se acurrucó contra él. Sintió su excitación y le besó la cabeza. Se derritió por dentro. Cuando él paró el coche delante de su hotel, ella no quiso decirle “adiós”, así que le besó rápidamente y saltó del coche.

 

Bueno, este es el momento en que Isabelle se enamora, ¿puedes culparla? Todas las chicas se enamorarán de Nicholas Walters. Espero que, al compartir esto contigo, hayas recordado el momento en que te dieron ganas de gritar y decirle al mundo lo feliz que eras. El amor es una bendición y si alguna vez te has sentido así, has sido bendecido.

Me encanta leer sus comentarios, así que siga adelante y comparta sus ideas conmigo. Amor Mara Jane

 

 

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Especial San Valentín

15% de descuento

Copia el código: VDAY15