Mara Jane

El momento que cambió la vida de Isabelle

  • Hola de nuevo mis queridos amigos. ¡Cada día sois más! Gracias por gustarme y leer mi blog. Significa mucho para mí y me motiva a compartir más ideas contigo. Hoy quiero hablaros del momento que lo cambió todo en la vida de Isabelle. Todos pueden adivinar, ese fue el momento en que conoció a Nick… Sí y No… Isabelle fue presentada por primera vez a Nick por su amiga Gaby en Scores, pero él no llamó su atención y ella se alejó de él. Él, por su parte, quedó fascinado con ella y no podía quitársela de la cabeza. Es más tarde, esa misma noche, cuando Nick consigue llamar la atención de Isabelle, aunque no del todo.
  • Este momento acabó siendo el principio de toda la historia… Este fue el momento que cambió su vida.
  • Como siempre, he preparado un adelanto de las páginas de El juego del amor, donde podrás descubrir por ti mismo cómo empezó todo…

Isabelle dio la dirección al conductor y se sentó en la parte trasera del coche, esperando aún a que subiera Gaby, que se daba la vuelta, como si esperara a alguien.
«¡Sube al coche, amor!», le gritó, justo cuando oyó chirriar los neumáticos.
«Por fin», susurró Gaby en voz baja.
El creador del caos fue un flamante y reluciente Mercedes descapotable que había llegado por detrás en la 1ª Avenida y bloqueó el taxi en medio de la calzada.
«¿Qué te crees que estás haciendo? Voy a llamar a la policía», gritó el conductor.
«¿Qué demonios está pasando?» pensó Isabelle y miró por la ventana. «¡No me lo puedo creer!», dijo en voz alta. No se lo podía creer.
sus ojos. Era el idiota borracho del salón de champán de esa noche. La amiga de Gaby. Dios mío, y también conducía. Sólo esperaba que se le hubiera pasado un poco la borrachera, ya que antes ni siquiera podía hablar.
«Ese es mi amigo», respondió Gaby, «del que te hablé. El que tiene una fiesta a deshoras en su casa».
El hombre ya estaba fuera del coche, apoyado en la puerta abierta del taxi. Miró a la chica que había dentro y esbozó su sonrisa más carismática.
«¡Vamos, tienes que venir!»
«Lo siento, pero tengo mis propios preparativos en marcha, tal vez en otra ocasión», respondió Isabelle, todavía tratando de entender de qué iba todo esto.
«No, no por favor, tienes que venir. Será divertido, tengo vino, vodka, todo lo que quieras», dijo asustado.
«Lo siento, mis amigos me están esperando», insistió ella, tratando de apartarle del coche.
«¡Tengo que hacer algo! Tengo que detenerla!» Su mente iba a toda velocidad. ¡¿Qué podía hacer para que se corriera?! Y entonces cayó en la cuenta, era una stripper, ¿verdad? ¡Las strippers son todo dinero! Así que esperemos que funcione, pero ¿cómo debería decírselo delante del taxista? La miró, luego volvió a mirar a Gaby… «Tengo que hacerlo», pensó.
«Oye, escucha, estoy haciendo la maleta blanca y verde», dijo.
Isabelle, no lo entendí al principio. Ella le miró, desconcertada.
«Estoy haciendo la maleta blanca y verde» repitió y fijó sus ojos en los de ella.
De repente se dio cuenta de lo que quería decir. Le estaba ofreciendo dinero para ir a la fiesta con él y las drogas estaban en el
mesa. Ahora había captado su atención.
«¡Eso es nuevo!», soltó una carcajada. Sólo dudó un segundo, luego sacó un billete de 10 dólares de su bolso y se lo entregó al conductor. «Siento haberte hecho perder el tiempo. Cambié mi plan y mi destino».
Si supiera cómo había cambiado su vida, nunca se habría bajado de ese taxi…

 

Esto es todo por hoy. Espero que disfrutes leyendo sobre la alocada vida de Isabelle. Gracias por formar parte de este viaje. Me encantaría saber de ti. Siéntase libre de hacer cualquier pregunta o compartir sus pensamientos. Si te ha gustado, ¡¡¡compártelo con tus amigos que a lo mejor también!!!

Hasta pronto

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Especial San Valentín

15% de descuento

Copia el código: VDAY15