Mara Jane

Los celos desenmascarados: Las primeras señales de alarma en las relaciones.

¿Quieres escuchar una advertencia sobre tu novio cuando estás locamente enamorada de él? ¿Quién se fija en las malas señales al principio de un nuevo romance? Nadie… Yo tampoco… Supongo que ninguno de nosotros… Eso no significa que no estuvieran ahí, simplemente los ignorábamos. O lo que es peor, la gente a menudo cambia la realidad para que sea como ellos quieren que sea y descartan por completo los hechos reales. Vemos lo que queremos ver y oímos lo que queremos oír… no lo que ha dicho la otra persona. Los celos siempre han estado presentes en todas las relaciones… sólo fingimos no notarlos. Es una enfermedad, terriblemente mala y peligrosa. En la jungla del amor, el deseo, la lujuria y las emociones, los celos son como un tramposo, un depredador silencioso, listo para atacar al menor atisbo de inseguridad. Hoy quiero que veas al monstruo de ojos verdes y adviertas los primeros signos de lo que está por venir. Imagínatelo: Isabelle en el calor de su relación amorosa con Nick, felizmente inconsciente de la tormenta que se avecina bajo la superficie. Pero entonces, en un momento repentino, ella percibe un cambio; el tono de su voz, el sonido de su respiración, la agresividad en sus palabras. Y aquí está cómo empezó todo…

 

Las cosas en ‘Scores’ se estaban descontrolando un poco. Era Navidad y venían chicas de toda América para trabajar en el club, unas ciento cincuenta cada noche. Era demasiado. A Jordan no le hizo ninguna gracia. El vestuario estaba abarrotado. Nunca había un solo sitio vacío en el bar. Las mujeres estaban por todas partes. Ella y Gaby ganaban dinero, pero estaban cansadas de tanto lío. Ya era hora de tomarse unas vacaciones. Isabelle se iba a España dentro de una semana y quería llevarse todo el dinero que pudiera.
“Hey, Jordan” Gaby dijo, “¿quieres ir a hablar con los chicos de allí conmigo?”
“Claro, por qué no”. Ambos habían estado bebiendo toda la noche. Isabelle había perdido la cuenta de cuántos martinis se había tomado. “¿Tienes algo de Charlie?”, le preguntó a Gaby.
“¡Chica, ten cuidado! Alguien podría oírte…”
“Vale, vale… ¿pero tienes?”
“No, pero tengo a alguien que vendrá en una hora y me traerá algo bueno de verdad. Si quieres, ¡podemos compartir una bolsa!”
“Genial, ¿cuánto quieres por él?” preguntó Isabelle con una sonrisa
“¡Cincuenta pavos!” Gaby dijo y le sopló un beso
Los dos chicos acababan de terminar de cenar. Pidieron bebidas para las chicas y media hora más tarde todos se habían trasladado al salón del champán. A las 2 de la madrugada Jordan apenas podía mantenerse en pie. Las drogas habían desaparecido y ella se sentía mal. Habían ganado mucho dinero con los chicos, pero se sentía tan mal que le dijo a Gaby que tenía que irse.
“¡No hay nada gratis en este puto mundo!”, dijo Gaby. Era difícil entenderla, ya que también estaba muy borracha.
Se estaban cambiando en el vestuario. No tenía sentido que ninguno de los dos se quedara más tiempo. Habían ganado más de mil dólares cada uno y si hubieran bebido una copa más, uno de ellos se habría caído y el otro probablemente habría vomitado en medio de la sala de exposiciones. El director les dejó marchar enseguida al ver el estado en que se encontraban.
“Esta es la parte que más odio de este trabajo” Isabelle declaró: “Me encanta el dinero… ni siquiera me importa hacer topless delante de todos estos hombres, ¡pero lo que me mata es el alcohol!”.
“¡Pues deja de beber!”, dijo Gaby.
“¡¡¡Si claro!!!” dijo Jordan, “Trabajar en un club de striptease y no beber. ¿Cómo puedes hablar con toda esa gente, si están todos borrachos… y quién quiere hablar con una mojigata stripper sobria?”.
“¡Nadie!”, respondió Gaby.
“¡Tú lo has dicho!”, coincidió Isabelle.
“¿Qué vas a hacer ahora? ¿Vas a casa o vas a ver a Nick?” preguntó Gaby y le sonrió. “No puedo creer que sigáis juntos. Es genial. Me alegro mucho por vosotros”.
“¡Gracias! Yo también me alegro”. Ambos se rieron. “No, creo que me iré a casa. Estoy demasiado borracha y podría ponerme enferma, y eso no sería muy romántico, ¿verdad?”, dijo Isabelle. Abrazó a Gaby y se fue a casa. Se puso enferma en cuanto entró en el apartamento. Gracias a Dios, no había ido a casa de Nick, pensó… habría sido muy embarazoso. Frank estaba en Florida, así que no había nadie más para presenciar su estado. Ni siquiera llamó a Nick para hacerle saber que estaba en casa a salvo. “Ya me ocuparé de todo eso mañana”, se dijo a sí misma y se desmayó en la cama, aún completamente vestida.
A la mañana siguiente había diez llamadas perdidas en su móvil. Todo de Nick. Marcó su número.
“¡¡¡Estás viva!!! Estaba tan preocupado por ti… ¿dónde has estado?”, le gritó. Por primera vez, sintió algún tipo de agresión en
su voz.
“Cálmate”, me dijo, “estoy bien, en casa, sólo me estoy despertando. Anoche estaba demasiado cansada para ir a tu casa y se me olvidó llamarte. Lo siento… de verdad que lo siento cariño”.
“¡Deberías estarlo!” su voz aún estaba llena de ira “¿A qué hora volviste a casa? ¿Si es que fuiste a casa?”
“¿De qué estás hablando? ¿Estás completamente loco? Anoche me tomé unas copas y salí del club sobre las tres. Así que no seas estúpida. No iría a ningún sitio de fiesta sin ti, nena. Te quiero a ti y sólo a ti”.
Le oía respirar agitadamente al otro lado del teléfono. No tenía ni idea de que Nick fuera tan celoso. Nunca había dado muestras de ello. Tiró de su manta hacia sí y oscuros nubarrones entraron en su mente… Los celos eran una enfermedad, una terriblemente mala y peligrosa.

 

Esto es todo por hoy. Espero que después de leer esto recuerdes lo importante y lo frágil que es la confianza. Reconocer los celos es un paso importante para tener una relación sana. Al final, el verdadero antídoto contra Jelausy no es ignorarlo o negarlo, sino la fuerza para afrontarlo y enfrentarnos a nuestros miedos más oscuros. Hace falta paciencia, comprensión y, lo más importante… comunicación. Recuerda que el amor no es un juego de posesión, sino una asociación entre iguales… Los celos pueden vencerse con amor, comprensión y confianza. Es una victoria que no gana uno solo, sino que se consigue entre todos. Por favor, comparta sus historias y pensamientos conmigo. Me encanta conocer su opinión. Escriba su mensaje en el siguiente enlace .

Amor Mara Jane

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Especial San Valentín

15% de descuento

Copia el código: VDAY15