Mara Jane

Love You to The Moon and Back… Explorando el amor, el sexo y la devoción.

¿Alguna vez ha estado tan enamorado que no había palabras para describirlo? Bienvenido al blog de hoy, donde nos sumergiremos en los temas eternos del amor, la pasión y la devoción. ¡Hablemos de sexo! ¿Se ha enamorado alguna vez perdidamente? Hoy te llevaré a las profundidades de la emoción y exploraré los vericuetos del afecto, siguiendo el simple pero profundo lema: ¡Te quiero hasta la luna y de vuelta! Es aquí, en el mar del deseo, donde nos encontramos completamente consumidos por las llamas de la pasión, encontrando una conexión que va más allá de lo ordinario.

 

El coche iba a gran velocidad. Llegaron tarde. El vuelo de Delta a Barcelona salía en menos de dos horas. Había sabido que iban a llegar tarde… Se estaba preparando para salir hacia el aeropuerto y Nick venía a recogerla. Debería haber esperado abajo en el coche en vez de subir. Una vez en el apartamento, había sido demasiado tarde para salvar la situación. Estaba arreglándose el pelo en el baño cuando él se acercó por detrás y le apretó los labios calientes contra el cuello. El deseo había estallado en su cuerpo. Le abrió las piernas.
“Vamos a llegar tarde, no puedo perder mi vuelo”, susurró con voz ronca.
“Shht, no hables.”
“Pero…”
“Shht.” Su mano le tapó la boca. “Abre las piernas para mí… más.” Ella hizo lo que él dijo. Metió los dedos entre sus piernas y los deslizó dentro de su coño. Estaba empapada. “Me encanta este coño mojado así. ¿Esto es lo mucho que me deseas?” Empezó a jugar con ella, sus dedos buscaron y encontraron su clítoris, ella arqueó su cuerpo, abriéndose aún más para él.
“Oh Dios, no pares.” Gritó de deseo.
“¿Te gusta… te hace sentir bien, cariño?”
Le puso la otra mano en los pezones y empezó a tocarlos, primero uno y luego el otro, tirando suavemente de ellos. Isabelle miró su reflejo en el espejo y apenas reconoció a la mujer que veía allí. Estaba paralizada.
“Eres mi perra, recuérdalo. Eres mía. Me encanta verte así, totalmente perdida en el placer. Dime que me deseas”.
“Oh sí nena, lo hago. Lo hago con cada centímetro de mi cuerpo”.
“¿Harás lo que te digo?”
“Lo que quieras Nick, pero no pares, por favor. Te daré todo lo que quieras. Te daré todo de mí. Soy tuya, sólo tuya, y sólo tú puedes hacerme sentir así. ”
“Tócate y mírate en el espejo mientras lo haces”. Ahora estaba jugando con sus dos pezones y ella estaba totalmente perdida en el éxtasis. “No vengas todavía. Vendrás cuando yo te lo diga. ¿Entiendes?”
“Sí.”
“Quiero que me chupes la polla. Date la vuelta.”
“Oh no, no pares…” suplicó.
“Ahora, por favor. Con cuidado. Muéstrale algo de amor. Hasta el fondo.” Le acariciaba el pelo. “Esa es mi chica… ¿Quieres esa polla dentro de ti?”
“Sí, por favor”.
“Pues póntelo muy difícil”.
Ella gimió de placer. Nick la levantó y la hizo girar de nuevo. Le abrió el culo
mejillas, se lamió el dedo y lo introdujo suavemente. Isabelle soltó un gritito.
“Dolerá un poco, pero el dolor también puede ser agradable. Pero no grites”. Volvió a taparle la boca con la mano. “Te quiero. Tienes que confiar en mí. Nunca te haré daño. Eres mi bebé. Dime que eres mía”.
“Soy tuya. Tómame, por favor”. Le suplicó.
Le puso la mano en el coño y le metió los dedos, jugando con su clítoris. Con la otra mano, le metió suavemente la polla por detrás. Ella gritó. Del placer y del dolor al mismo tiempo.
“Puedes venir ahora. Ven por mí, cariño. Déjame ver tu cara. Justo así. Te ves tan hermosa. ¡Cristo Isabelle! Te deseo. ¡Te deseo tanto! No puedo vivir sin ti”.
La había cogido allí mismo, en el baño… y ahora llegaban tarde. Se acercaban al aeropuerto, pero Isabelle estaba cada vez más nerviosa.
“No puedo perder este vuelo. Mi billete es fijo. No se puede cambiar, no es reembolsable. Si pierdo este vuelo, me comprarás un billete nuevo”.
“¿Puedo volver a hacer lo que hice entonces?”, le sonrió.
“Para, no tiene gracia, tengo que hacer una conexión en Barcelona y no hay tantos vuelos que vayan a Mallorca en invierno”.
Fue divertido para él, pero conducía tan rápido como podía. Nick iba a reunirse con Isabelle al final de la semana. Iban a pasar su primera Navidad juntos en Mallorca. El billete estaba reservado y ella incluso le había ayudado a hacer la maleta.
“Entonces, ¡nos vemos el sábado!”, dijo.
“Asegúrese de no olvidarse de recogerme en el aeropuerto porque la encontraré Sra. Lucardi y le haré pagar por ello…”
“Si no te callas, puede que lo haga… ¡Me gusta la idea!”
Llegaron al aeropuerto John F. Kennedy justo a tiempo para que ella cogiera su vuelo. Ella lo miró, después de pasar por seguridad y
le sopló un beso. “¡Te quiero!”, gritó.
“Te amo aún más cariño… ¡hasta la luna y de vuelta!”

 

Esto es todo por ahora. Espero que el viaje de Isabelle te haya servido de inspiración. A lo largo de las páginas, has visto cómo la pasión y la lealtad interactúan en su relación con Nick. Su historia nos recuerda que el amor no es una calle de sentido único, sino que está llena de giros y curvas. Los momentos de vulnerabilidad, confianza y devoción encierran el mayor poder. Ten en cuenta que el Amor no conoce fronteras. Que todos nos dejemos llevar por su magia. No olvides suscribirte a mi blog y compartir tus opiniones conmigo.

Amor Mara Jane

 

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Especial San Valentín

15% de descuento

Copia el código: VDAY15