Mara Jane

Presentación de “Sexo, drogas y dinero: el juego del amor” – Comienza un viaje

Bienvenido a la puerta virtual de la pasión, el misterio y la intriga: Nueva York, el Empire State…

Hola, queridos lectores. Hoy comienza nuestra cita diaria con las páginas de mi primer libro “Sexo, drogas y dinero: el juego del amor”. Así que tome asiento y prepárese para un viaje a través de los vericuetos de un mundo en el que el amor se juega como un juego. Imagínese esto: un paisaje urbano, calles poco iluminadas, y allí, en la esquina de la calle 61 con la 1ª Avenida, está Scores… El club de caballeros más popular de Nueva York. Y allí dentro, sentada en la barra, está Isabelle… con muchos secretos que desvelar. Hoy me complace compartir un adelanto de la escena inicial que prepara el escenario para lo que está por venir.

 

Jordan estaba sentado en la barra hablando con la chica de detrás.
“Noche lenta, ¿verdad?”, dijo.
“No pasa nada”, dijo Willow, “¡es martes!”.
“…y aún es demasiado pronto…” Gaby, su amiga, añadió: “Tómate algo y relájate”.
Scores” es uno de los clubes de caballeros más populares, no sólo de Nueva York, sino de todo Estados Unidos. Jordan llevaba una semana trabajando aquí. Fue el mes pasado cuando voló a la ciudad en busca de trabajo. Le gustaba el Club. Dinero fácil, dinero fácil muy rápido. Conoció a algunas chicas, hizo algunos amigos y su mundo cambió. Ayer mismo había dejado el hotel y se había mudado con Frank a su apartamento de dos dormitorios, justo enfrente del Club. Era un lugar precioso, nuevo, con unas vistas espectaculares sobre el puente de Queensboro. Aún no podía creer la suerte que había tenido de mudarse allí. Frank era un exitoso hombre de negocios de California y sólo pasaba unos días al mes en Nueva York, así que, más o menos, iba a tener la casa para ella sola.
“¿Quieres otro Cosmo?” dijo Willow y sacó a Jordan de sus pensamientos.
“Sí, gracias amor”, miró a su alrededor y no pudo ver a Gaby. Se había ido, probablemente a la sala de exposiciones, buscando a alguien que le sacara todo el dinero del bolsillo.
Gaby era de Puerto Rico y vivía en Miami. Llevaba un año trabajando en “Partituras”. Una vez al mes volará a Nueva York y se quedará una semana. Tiene 23 años y es increíblemente buena en lo que hace. Una provocadora nata, la apodaron Jessica Rabbit por su aspecto, su cara sonriente, su larga melena pelirroja, sus grandes pechos falsos, su pequeña cintura y su sexy trasero redondo. Simplemente irresistible.
“¿Viste a dónde fue Gaby?” preguntó Jordan, pero nadie le dio una respuesta.
Era medianoche. El club normalmente cierra a las 4 de la mañana, pero Jordan no quería quedarse hasta el final. Hoy había llegado pronto y había tenido suerte. Ya había ganado más de 1500 $ y se estaba aburriendo, sentada en el bar, achispándose. Por desgracia, no pudo ver a su otra amiga, Paris, que siempre tenía algo de Charlie. Drogas y strippers, dos cosas que iban juntas como el culo y la ropa interior.

Paris era escocesa, pero llevaba mucho tiempo bailando por todo el mundo. Había hecho de la danza su profesión y era
va a retirarse de striptease un día……pero ¿dónde estaba esta noche? “Supongo que la trastienda”, pensó Jordan.
París siempre estaba en las habitaciones privadas. Jordan sabía que les daba cocaína a los chicos y así los mantuvo ocupados ahí dentro durante casi toda la noche. Una vez colocados, perdían la noción del tiempo. Les costaba quinientos dólares por hora
“… mundo loco…” pensó y sonrió para sus adentros.

 

Permanezca atento a las dosis diarias de intriga, conocimiento de los personajes y, tal vez, alguna que otra sorpresa por el camino. No dudes en compartir tus ideas y unirte a la conversación.

Que empiece la aventura.

 

 

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Especial San Valentín

15% de descuento

Copia el código: VDAY15